La mujer, de 29 años, llegó a los juzgados a bordo de un coche policial con los cristales tintados y escoltada por otros dos vehículos, en medio de la expectación de diversos medios de comunicación que esperaban en la entrada posterior del edificio judicial.

La mujer fue detenida en torno a las 13,00 horas de este miércoles cuando se disponía a entrar en su vivienda en el barrio del 21, el mismo en el que fue abandonado el niño, y que es un vecindario obrero situado a las afueras de la ciudad.

LOS HECHOS

Los hechos tuvieron lugar domingo día 17 de septiembre de 2017 sobre las 16,00 horas cuando un indigente que rebuscaba en la basura encontró a un niño recién nacido dentro de una bolsa en el interior de un contenedor.

De inmediato comunicó el hallazgo a una pareja que se encontraba en las proximidades, la cual sacó al bebe del contenedor y dio aviso a los servicios de emergencia. La responsable de un bar ubicado en las proximidades prestó la primeras asistencias, hasta la llegada de los servicios sanitarios.

Una vez que la comisaría tuvo conocimiento del hallazgo, envió al lugar una dotación policial de Seguridad Ciudadana y un equipo de Policía Judicial; que se hicieron cargo de la situación y se aseguraron de que el recién nacido recibiera la asistencia adecuada.

El menor estuvo ingresado durante ocho días en el Complexo Hospitalario Universitario Ourensano (CHUO) donde se recuperó hasta que fue dado de alta y ha pasado a estar con una familia de acogida.