La instalación de los nuevos equipos y sistemas, que se ha llevado a cabo en cuatro líneas de media tensión de 20 y 25 kilovoltios de tensión, contribuirá a mejorar la fiabilidad de la red y a facilitar la reposición del suministro en caso de que se produzca alguna incidencia en este nudo eléctrico.

Los trabajos realizados forman parte del programa de mejora de instalaciones desarrollado anualmente por la Compañía con el objeto de consolidar la calidad de servicio en zonas semiurbanas y rurales y para adaptarse al crecimiento de la demanda como consecuencia del desarrollo de nuevos suministros residenciales e industriales.