El Federico García Lorca más "directo y autobiográfico" aflora en el volumen Palabra de Lorca, que reúne por primera vez todas las entrevistas que el autor del Romancero gitano concedió a la prensa escrita, según ha explicado su editor, Rafael Inglada.

Palabra de Lorca (Malpaso) reúne 133 entrevistas publicadas en periódicos y revistas en las que, ha señalado Inglada, el lector encuentra a "un García Lorca muy apasionado por la vida y por sus proyectos, un Lorca muchas veces infantil, lleno de ilusiones, cargado de esperanzas y de amistades".

A falta de unas memorias del poeta granadino, "estas entrevistas en las que Lorca habla en primera persona, muy directo y da muchas claves para comprender su vida y su obra, son lo más parecido a una autobiografía", reconoce.

En las respuestas que da a los periodistas el autor granadino es muy "expresivo", aunque "algunas veces elude algunos asuntos, porque era muy temeroso de su intimidad".

En las entrevistas no sólo habla de su obra, de su poesía y de su teatro, sino también de sus pasiones y de sus ilusiones y de sus proyectos futuros que se vieron truncados.

Tanto Inglada como el periodista Víctor Fernández, que ha colaborado en el volumen, dan por completas las entrevistas, aunque "siempre puede aparecer alguna en un periódico de Moscú o en publicaciones muy locales, como pasa con el teatro o la poesía completa de cualquier autor".

Entrevistas desde los años 20 hasta días antes de su muerte

A pesar de que al poeta granadino no le gustaba conceder entrevistas, Lorca era consciente de la importancia que tenían para la divulgación de su trabajo, y por esa razón las concedía con motivo de sus estrenos teatrales, de sus éxitos literarios o de sus viajes con el grupo teatral La Barraca.

En esa pléyade de entrevistadores de Lorca figuran personalidades como Francisco Ayala, Juan Chabás, Giménez Caballero, Pérez Ferrero, Rivas Cherif, César González Ruano, Josep Palau i Fabre e Indro Montanelli.

Las entrevistas, subraya Inglada, cubren un amplio arco cronológico, desde los años 20 hasta su último encuentro periodístico en 1936, entrevistado por Antonio Otero Seco unos días antes de ser asesinado y convertirse en unas de las primeras víctimas de la Guerra Civil española, una entrevista que se publicó en 1937.

Han trabajado en hemerotecas y en los fondos de Ian Gibson

El origen de este libro se encuentra en un trabajo más amplio que estaba preparando Inglada sobre Lorca y los años republicanos, y ha permitido, por primera vez, recopilar "todas las entrevistas íntegras, tal como se publicaron en los periódicos o revistas originales, pues en las Obras Completas sólo aparecían una tercera parte y en muchos casos, cortadas".

De las numerosas entrevistas inéditas, Inglada y Fernández, que han trabajado en hemerotecas y en los fondos de Ian Gibson en Fuente Vaqueros, se muestran orgullosos de haber localizado una que le hizo el escritor y crítico literario José Luis Sánchez-Trincado, y que se encontraba en la Universidad de Colorado.

También se incluyen entrevistas realizadas en Buenos Aires y Montevideo que nunca se habían publicado en España, así como entrevistas que aparecieron en publicaciones catalanas, francesas, italianas y anglosajonas, y que han sido traducidas para este volumen.

Los textos incluyen fotografias inéditas del autor

No menos importantes son las fotografías que acompañan a los textos, muchas también inéditas, como la de la portada, obra de Alfonso Sánchez García, de abril de 1936, que "era conocida hasta ahora como un retrato aislado de Lorca, y que ahora recupera su integridad y en ella aparece el periodistas Felipe Morales de La Voz".

Otra fotografía recuperada es la que abre la edición, un retrato del poeta hecho en el Estudio Witcomb de Buenos Aires en 1933.

El reportaje que recogió su confesión más personal

La relación de Lorca con la prensa siempre fue "afectuosa", si bien, apunta Inglada, "era temeroso por su intimidad y por su homosexualidad que él temía que pudiera salir a la luz en cualquier momento, especialmente por su madre".

Una de las aportaciones de Fernández en este volumen es la inclusión de un reportaje en tres partes publicado en 1957, una trilogía poco divulgada de Cipriano Rivas Cherif, escrita para el periódico Excélsior de México.

Rivas Cherif, cuñado de Manuel Azaña, fue director artístico de Margarita Xirgu y "trabajó codo con codo con Lorca en algunos de los estrenos que hizo la actriz", ha recordado Víctor Fernández.

En este reportaje en tres entregas, Rivas Cherif, añade Fernández, reconstruye el encuentro y la conversación que mantuvo con Lorca en Barcelona en 1935, en la que "el protagonista habla a corazón abierto, por primera vez, de temas tabúes, como su homosexualidad".