En concreto, según los datos del 112, los hechos han tenido lugar en la calle Iglesia sobre las 17,40 horas.

A esa hora, la mujer intoxicada alertó a Emergencias de que su hijo se encontraba inconsciente en el suelo, posiblemente, a causa de la concentración de gas de un brasero encendido.

Una vez los dos fueron trasladados, se procedió a ventilar la casa, en la que había "una gran concentración" de monóxido de carbono.