El Ayuntamiento de Madrid ha mantenido cerrados en la noche de este jueves los túneles de la M-30 para llevar a cabo el simulacro anual en el que se practica la capacidad de reacción y organización ante una situación de emergencia.

Según informóo el Consistorio en un comunicado, el objetivo de este ejercicio es comprobar la efectividad de los protocolos de actuación establecidos para casos de accidentes graves, así como la coordinación de los efectivos de Madrid Calle 30 y de los servicios de seguridad y emergencias de la capital.

A partir de las 22.00 horas se procedió al cierre del 'by pass' para la realización del simulacro. El Ayuntamiento tenía previsto proponer una alternativa de movilidad en superficie que permitirá "reducir al mínimo la afección al tráfico".

En el ejercicio participa personal del centro de control de túneles, departamento de explotación, equipos de primera intervención y mantenimiento de la infraestructura y demás equipos de Madrid Calle 30; Policía Municipal; SAMUR-Protección Civil; Bomberos del Ayuntamiento de Madrid; Centro de Gestión de la Movilidad, 112 y Policía Nacional.