Así, el letrado ha confirmado que este viernes a partir de las 8 de la mañana, María del Carmen García saldrá de la prisión de Fontcalent, donde ha estado pernoctando desde el lunes 20 de noviembre, cuando se confirmó la concesión del tercer grado, para empezar a partir de mañana a pasar las noches en su domicilio.

Galant ha explicado que la junta de prisiones "tenía que confirmar el tercer grado", y al respecto ha asegurado que, una vez superado el trámite, "no hay problema y por eso ya sale el viernes hasta el lunes, cuando tendrá que volver, pero posiblemente martes que es fiesta le dejarán que se vaya de nuevo a su casa", ha indicado el abogado.

En este sentido, ha puntualizado que el dispositivo telemático, controla "que las ocho horas de dormir esté en su casa", y que el aparato será instalado por los funcionarios el lunes o el miércoles. A partir de entonces, "cuando le instalen la pulsera, ya podrá estar en la calle todo el día", teniendo solo que pasar las noches en casa e ir a prisión "sólo" dos veces al mes "como si fuera una comparecencia", ha precisado Galant.

García fue condenada a nueve años y medio de prisión, pero el Tribunal Supremo dejó la pena en algo más de cinco años, que está cumpliendo en dos etapas, una primera de casi dos años y la actual, que acabará de cumplir en su casa hasta el próximo mes de agosto.

Respecto al dispositivo de control telemático, Galant ha explicado que la monitorizará "durante un mes aproximadamente", plazo tras el cual "si ha cumplido perfectamente con las normas que le han dado, de estar en su casa por la noche", le aplicarían "la condena condicional", le retirarían el dispositivo de control y "solamente tendría que pasar dos días al mes" por la prisión, ha indicado el abogado.

INDULTO

García ha recibido el tercer grado a nueve meses de cumplir su condena, en agosto de 2018. No obstante, su abogado ha vuelto a enfatizar lo "importante" del indulto, pues a su juicio "tiene otras consecuencias, no por la libertad sino por otras cosas que la pena lleva consigo", y en ese sentido ha aseverado que es "conveniente y bueno" porque "matiza la condena".

Por último, ha expresado que esperan "que se lo den o se lo denieguen", pero ha puntualizado que ahora "no tendría sentido que se lo denegaran porque ya está libre".