Fuentes de la investigación han confirmado a Europa Press que el hombre pasó el propio jueves a disposición judicial y que ha quedado libre, en situación de investigado por varios delitos contra la seguridad vial.

La Guardia Civil interceptó a este conductor en la autovía A-55, tras recibir varios avisos de usuarios del vial, que alertaban de la presencia de un vehículo circulando en dirección a Tui, pero utilizando los carriles que van hacia Vigo. El conductor kamikaze fue localizado a la altura del kilómetro 19, en el término municipal de O Porriño, y fue detenido después de haber provocado un accidente con daños materiales, y después de haber desobedecido varias veces las indicaciones de los agentes para que parase.

El hombre fue sometido a la prueba de alcoholemia, que arrojó resultado positivo (0,98 y 1,04 miligramos de alcohol por litro de aire expirado y, según la Benemérita, "parecía consciente de la imprudencia que estaba cometiendo". Por todo ello, fue detenido por conducción temeraria y por hacerlo bajo los efectos del alcohol.