En concreto, los agentes han atendido dieciséis colisiones entre las 9.45 y las 12.05 horas, coincidiendo con el momento de mayor intensidad de las precipitaciones, según ha informado la Policía a través de su perfil en Twitter.

Las mismas fuentes han explicado, además, que se han repartido 94 toneladas de sal y 131.000 litros de salmuera desde el pasado 26 de noviembre en la ciudad y que en esta jornada cerca de un centenar de operarios del Ayuntamiento de Burgos, 40 máquinas quitanieves y 50 policías han participado en el operativo desplegado.

El alcalde, Javier Lacalle, ordenó la activación del Plan de Emergencias de Burgos alrededor de las 10.00 horas, después de que la ciudad amaneciese bajo un gran manto blanco y de que la nieve condicionase el tránsito en el término municipal.

Debido a la acumulación de nieve y ante la posible aparición de placas de hielo en la calzada, se han cerrado al tráfico todos los accesos al Castillo hasta nuevo aviso.