A partir de ese momento, se procederá a tramitar las expropiaciones necesarias y a licitar las obras correspondientes, para una actuación que afectará a unos seis kilómetros de longitud, con un presupuesto estimado de 13 millones de euros.

Así lo ha explicado el secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Manuel Niño, al vicepresidente de la Diputación de Teruel, Joaquín Juste, a la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y a los alcaldes de los municipios de Villel, Villastar, Libros, El Cuervo, Ademuz, Torrebaja y Castielfabib en una reunión que han mantenido este viernes, 1 de diciembre, a la que también han asistido el subdelegado del Gobierno en Teruel y representantes de instituciones de la Comunidad Valenciana.

El Ministerio de Fomento ha indicado en una nota de prensa que la reunión se ha celebrado "en un ambiente cordial y de cooperación institucional" y en ella secretario general de Infraestructuras ha expuesto a alcaldes y representantes institucionales de ambas provincias las medidas previstas a corto plazo para la modernización y mejora de la carretera N-330.

Además, del acondicionamiento y mejora de la seguridad vial en el citado tramo, Fomento redactará otro proyecto para el acondicionamiento de la carretera N-330 entre la intersección con N-420 (Torrebaja) y Villastar.

Este proyecto será licitado en 2018 y sometido a los trámites preceptivos de información pública durante 2019, de forma previa a su aprobación definitiva y la licitación de las obras correspondientes.

Esta intervención supondrá actuar sobre los 27 kilómetros restantes de la N-330 entre Teruel y el Rincón de Ademuz, con un presupuesto estimado que oscila entre los 125 y los 150 millones de euros.

Las partes se han emplazado a mantener reuniones en el futuro para hacer un seguimiento del avance de las actuaciones previstas por el Ministerio de Fomento.