La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Rosalía Gonzalo, ha señalado este domingo que las limitaciones de tráfico en Gran Vía suponen un "perjuicio" para los comerciantes y "molestias" para los ciudadanos así como ha afeado al Ayuntamiento "poca coordinación".

Así lo ha expresado la consejera tras un acto organizado por el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid para pedir la vuelta del Nacimiento a la Puerta de Alcalá.

Para Gonzalo, el Ayuntamiento tiene que "reflexionar" porque esta medida "lo único que ocasiona es perjuicio para los comerciantes" y "molestias para los usuarios". "No se puede trabajar con poca coordinación y, sobre todo, con poca mesura", ha añadido.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid aseguró este sábado en un comunicado que el dispositivo de Movilidad en Gran Vía ha funcionado en su arranque "mejor que el año pasado".