En la guerra declarada entre el sector del taxi y las plataformas de transporte compartido Uber o Cabify, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) ha tomado partido normativo por los primeros.

La alcaldesa Ada Colau, en calidad de presidenta del AMB, anunció este lunes la firma de un decreto –que se aprobará inicialmente en enero y definitivamente en febrero o marzo, tras un periodo de consultas de 20 días con entidades del taxi y partidos políticos– con el que se pretende elaborar un reglamento para limitar el número de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC) en los 36 municipios del área metropolitana mediante una autorización previa de circulación que tendrá que aprobar el AMB, y a pesar de que esta licencia haya sido concedida previamente.

Ni el AMB ni el Ajuntament pueden dar o quitar licencias VTC pero sí que pueden acotar la cifra de vehículos de esta tipología que circulen por el área metropolitana. De ahí la puesta en marcha de esta normativa, aún no redactada, que nace tras meses de discretas conversaciones con el sector del taxi, y que se ampara en competencias sobre tráfico y contaminación del AMB.

800 licencias VTC en el área metropolitana

Se calcula que actualmente hay unas 800 licencias VTC en marcha en el área metropolitana, frente a 10.500 taxis, y que se podrían aprobar hasta 3.000 nuevas licencias VTC en los próximos meses, que están actualmente pendientes de resoluciones judiciales, lo que fue definido este lunes por la primera edil de Barcelona como «una intromisión» en el sector del taxi, «que tiene unas normativas, que cumple unos requisitos y que, como servicio público ha de estar garantizado».

Con la norma se quiere instar a cumplir la proporción de un vehículo VTC por cada 30 taxis que fija la ley estatal y que en Barcelona se ha superadoEl propio organismo supramunicipal decidirá si esto es posible en función de si el servicio ya esté o no cubierto en el territorio.

De esta manera, se quiere instar a cumplir la proporción de un vehículo VTC por cada 30 taxis que fija la ley estatal y que en Barcelona no se respeta, recordaban ayer Colau y la regidora de Mobilitat y presidenta del Institut Metropolità del Taxi (Imet), Mercedes Vidal.

Los representantes del sector del taxi que ayer se reunieron con Colau y Vidal– aplaudieron esta medida aunque también daban por hecho que tanto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Agència Catalana de la Competència presentarán sendos recursos a la normativa. Vidal indicó que se ha llevado a cabo un trabajo jurídico para sustentar esta actuación:«Puede ser recurrida, pero no lo haríamos si no pensáramos que la podemos ganar».

Alberto Álvarez, portavoz de Élite Taxi en Barcelona, avanzó la celebración de una reunión del sector este lunes por la tarde para decidir si este movimiento de ficha del AMB ayuda a desactivar la posible convocatoria de una huelga indefinida que viene respaldada por la organización mayoritaria del taxi, Fedetaxi. Álvarez garantizó, no obstante, que el sector del taxi «va a seguir en pie de guerra». Para el presidente del Sindicat del Taxi de Catalunya, Luis Berbel, las VTC han de «volver a su nicho de mercado».

El Tribunal Supremo desbloquea 80 licencias

Una sentencia del Tribunal Supremo dada a conocer a mediados de noviembre aprobaba 80 nuevas licencias VTC en Madrid. Teniendo en cuenta todas las  que hay aún pendientes de resolución judicial, la cifra de nuevas licencias podría alcanzar en breve las 10.000 en toda España.