El Museo Picasso de Barcelona iniciará mañana la fase del proceso de restauración frente al público de Ciencia y caridad, una de las obras más emblemáticas del museo, pintada por Picasso cuando tenía 16 años y de la que este año se celebra su 120 aniversario.

El objetivo de la misma "no es tanto la restauración estética, como el trabajo científico que permita asentar físicamente la obra y ayude a conservarla mejor", según ha dicho la jefa del departamento de Restauración y Conservación Preventiva del Museo Picasso, Reyes Jiménez.

Picasso pintó Ciencia y caridad en un taller situado muy cerca del actual Museo Picasso de Barcelona y lo presentó en la Exposición General de Bellas Artes que se celebró en Madrid, donde compitió con artistas consagrados y obtuvo una mención honorífica.

La obra, una tela de grandes dimensiones que se ciñe a los preceptos y la técnica academicista, está considerada la obra cumbre de su primer periodo de juventud.

Tras los estudios previos, se ha desmotado la pintura de su marco y se ha instalado un equipo móvil en las salas del Museo "para que el público pueda seguir viendo la obra mientras se restaura y porque a la gente le gusta conocer este tipo de interioridades", ha señalado el director del Museo, Emmanuel Guigon.