En rueda de prensa en Tolosa, Itxaso, acompañado del diputado foral de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, han presentado este martes la obra para la climatización de los almacenes del Archivo General de Gipuzkoa ubicado en Tolosa y del resto del edificio, ya que "había quedado obsoleta".

Itxaso ha explicado que la renovación de esa instalación "permitirá, en el caso de los almacenes, mantener la temperatura y humedad necesarias para garantizar la conservación del patrimonio documental".

Además, se aprovechará esta obra para renovar el alumbrado de todo el edificio siguiendo criterios de eficiencia energética. Asimismo, se dotará a las salas de trabajo, oficinas y salas de acceso público de las medidas necesarias en cuanto a climatización y alumbrado se refiere.

El presupuesto de la actuación es de 1.072.000 euros y se cofinancia por ambos departamentos. El plazo de ejecución de la obra es de 12 meses. En ningún caso se cerrará el edificio y los documentos guardados en los depósitos de una de las alas del Archivo se trasladarán a un almacén exterior de la Diputación, y una vez ejecutada la obra en la parte izquierda y la zona central de oficinas, se acometerá la otra ala.

Asensio ha defendido que hay que "llevar a cabo aquellas medidas que nos permitan avanzar hacia la consecución de los objetivos europeos en materia de energías renovables y en materia de eficiencia y ahorro energético y en ese contexto se enmarca la obra que vamos a acometer en el Archivo".

De manera previa los días 7, 8 y 9 de diciembre el Archivo General de Gipuzkoa abrirá sus puertas a todo aquel que lo desee para dar a conocer al público en general la historia del archivo, sus funciones, los fondos documentales que conserva y las actividades que realiza. Las visitas serán a las 11.00 horas en euskara, 12.00 horas en castellano, 13.00 horas en euskara, 16.00 horas en castellano, 17.00 horas en euskara y 18.00 horas en castellano. No será necesaria cita previa.

El archivo, ubicado en Tolosa, es un edificio antiguo rehabilitado en 1.989 de cinco plantas, con 3.000 metros cuadrados de superficie útil destinados a la custodia de documentos de los siglos XV al XX, tanto en soportes tradicionales como digitales.