Los agentes hallaron las hojas durante uno de los controles realizados el pasado día 1 de diciembre en el reconocimiento de equipajes, de forma que requirieron la presencia de la dueña de la maleta que acababa de desembarcar, según ha explicado la Comandancia en una nota.

Durante la inspección del equipaje, la mujer reconoció que las hojas eran para consumo propio mediante su consumo como infusión. No obstante, dichas hojas contienen alcaloides de mdo que, tras un proceso químico, se puede obtener clorhidrato de cocaína, que es un potente estimulante del sistema nervioso central y su uso está prohibido.

Ante esta circunstancia, los agentes de la Guardia Civil proceden a la intervención de las hojas de coca, para su análisis y depósito, las cuales arrojan un peso de 411

gramos, instruyendo a la propietaria de las mismas un acta/denuncia por infracción a la Ley 4/2015, de protección de Seguridad Ciudadana, que será remitida a la Subdelegación de Gobierno en Almería.