Este tipo de bienes, de los que Murcia es intermediario transformador más que productor, están presionando a la baja el superávit comercial (561 millones hasta agosto, un 31% menos que en el año anterior).

Atendiendo a un mayor nivel de detalle, en los ocho primeros meses del año las exportaciones de la Región de Murcia ascendieron a 7.808 millones de euros, lo que supone un 19 por ciento más sobre el mismo periodo de 2016 (+9,1% en el conjunto del país) o un aumento de 1.238 millones en términos absolutos, que se produce pese al ligero deterioro de la competitividad precio de la economía española.

Si bien este avance se debe en mayor medida a la pujanza de los productos energéticos (que casi duplican sus ventas: +90% o +976 millones) que a la del resto de bienes, que crecen a tasas más contenidas (+4,9%, +262 millones), según CROEM.

Entre ellos, destacan las Semimanufacturas (+106 millones con gran protagonismo de productos químicos, con 96 millones más, y en menor medida de hierro y acero con +14), Alimentación (+81), Bienes de Equipo (+38) y Manufacturas de consumo (+35), que compensan la discreta trayectoria de los componentes de Automóvil (+2) y Bienes de consumo duradero (-1,2, entre los que decepciona el retroceso de muebles con -2).

Excluyendo Energía, la Unión Europea sigue siendo el destino principal de los productos murcianos, con Alemania a la cabeza (825 millones, 88 más que hace un año), a la que siguen Francia (680, -7), Reino Unido (655,-38), Italia (366, +21,5) y Países Bajos (299, -8,5). Al sexto puesto se encarama Estados Unidos (252) gracias al importante crecimiento de las ventas en el último año (+45,6), como también lo han sido las destinadas a Marruecos (+19), Polonia (+29), y Brasil (+21).

Finalmente, las importaciones (7.247 millones)registran un repunte de cierta intensidad (+26%, o +1.492 millones, frente al 11,1% nacional) sustentada también en la variante energética (+45%, por un +7,1% en los restantes bienes), que llevan a una sustancial reducción del superávit comercial murciano (hasta los 561 millones antedichos, que contrastan con los 815 de 2016).