Las investigaciones se iniciaron el pasado 20 de noviembre cuando se recibieron denuncias en dependencias de la Guardia Civil de Puerto Rico por la comisión de varios delitos de hurto en un complejo de apartamentos.

Todos los hurtos tenían en común el mismo 'modus operandi': el joven aprovechaba que los turistas dejaban las puertas o ventanas de las habitaciones abiertas en horas de descanso para acceder al interior de los apartamentos y sustraer diferentes cantidades de dinero en efectivo, incluso con los moradores en el interior.

Por todo ello, los agentes del Área de Investigación realizaron las correspondientes pesquisas policiales basadas en la manifestación de varios testigos en unión al análisis de las imágenes de seguridad del complejo, que dieron como resultado la identificación del joven como presunto autor de los hechos.

Además, se da la circunstancia de que el detenido reside en un complejo residencial muy próximo al que accedía para cometer los hurtos, facilitándole así el acceso y la salida al.

DETENCIÓN Y ESCLARECIMIENTO DE OTRO DELITO DE HURTO

En el transcurso de las diligencias policiales, la Guardia Civil también tuvo conocimiento mediante una nueva denuncia de otro delito de hurto que había sido perpetrado el 29 de noviembre en el mismo complejo turístico, donde se apoderó de 120 euros en metálico.

Con esta detención se pudieron esclarecer cuatro delitos de hurto, quedando el detenido en unión de las correspondientes diligencias a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Maspalomas.