Bonig ha afirmado que el texto constitucional "se puede, efectivamente, actualizar, adecuar y modificar en aquellas cuestiones puntuales que, desde el consenso mayoritario, se considere que puedan ser beneficiosas, pero nunca se deben realizar cambios forzados por aquellos que se saltan las leyes y quieren liquidarla, a los que no quieren para contentarlos o como un premio ante una especie de chantaje".

En esta línea, la presidenta 'popular' considera que la reforma "no puede suponer un instrumento para dar encaje a aquellos que desprecian la normalidad democrática y el esfuerzo que han hecho todos los españoles a lo largo de estos años. Ni tampoco debe servir para que algunos partidos de ámbito autonómico quieran ganar protagonismo y visibilidad en Madrid. Ahora es el momento de poner sobre la mesa lo que nos une más que lo que nos separa, y de llegar a amplios consensos", ha reclamado.

La dirigente 'popular' ha indicado que "la Constitución supuso hace 40 años un proyecto de unidad, de igualdad entre todos los españoles, de progreso, prosperidad, libertad y futuro, y debemos seguir ahondando en ese proyecto de unión y fortaleza en torno al proyecto común que es España".

La también síndica ha alertado del peligro de iniciar un camino sin saber a dónde llegar. "Es una irresponsabilidad y una falta de honestidad abrir melones sin saber qué se quiere o hacia dónde vamos", ha dicho, para agregar: "La Constitución aporta seguridad y normalidad democrática. Es la garantía de convivencia, de la justicia y del pluralismo político. Por eso cualquier posible cambio hay que hacerlo desde el sentido común y el acuerdo mayoritario, porque hay un peligro real de dinamitar los cimientos de la convivencia y de la concordia que ha imperado en nuestro país desde hace cuatro décadas y que tantos bienes ha traído".