Los hechos han tenido lugar este pasado martes durante un control rutinario con el objetivo de prevenir que se utilicen este tipo de productos pirotécnicos en la vía pública.

El establecimiento denunciado se enfrenta ahora a una sanción que podría alcanzar los 30.000 euros, según ha informado la Policía Local de Badajoz en una nota de prensa.