Esta intervención ha permitido enlazar seis unidades situadas dentro del casco urbano, lo que significa cerrar un anillo eléctrico y mejorar la calidad del suministro a más de 1.600 vecinos del municipio, ha informado la compañía este jueves en un comunicado.

Con la reforma, en caso de incidencia o de indisposición de una de las líneas que alimentan la población, la eléctrica puede dar servicio a los clientes afectados por una vía alternativa, lo que repercute no sólo en una reducción del tiempo de reposición, sino que evita una interrupción en casos de trabajos programados o mantenimiento de la red.