La principal afectación consiste en el corte del ramal en Latasa por el que los vehículos se incorporan a la autovía en sentido Pamplona. También se ralentizará el tráfico a 60 o 40 kilómetros por hora, según tramos, y los dos sentidos de circulación transitarán en un único carril de la calzada derecha, sentido San Sebastián, ha informado el Gobierno de Navarra.

Los vehículos que quieran incorporarse a la A15, sentido Pamplona, no van a poder utilizar el ramal de Latasa, que permanecerá cortado mientras duren las obras. Como itinerario alternativo, podrán utilizar la NA-1300 hacia Irurtzun.

Las obras de reparación y refuerzo del viaducto de Larrazpil se espera que tengan una duración de dos meses y medio. Para realizar los trabajos en el tablero izquierdo de la calzada (sentido San Sebastián-Pamplona) ambos sentidos de la circulación discurrirán por el tablero derecho (Pamplona-San Sebastián), lo que reduce el tráfico en cada sentido a un único carril, y se limitará la velocidad en a 60 o 40 kilómetros por hora.

Se espera que las labores de reparación del viaducto finalicen el próximo mes de febrero.