En concreto, la sala ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por la defensa del acusado contra el auto del titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, el juez Manuel Penalva, que lo envió a prisión. Está acusado de presuntamente haber amenazado a un ex empleado de Tito's (Grupo Cursach), quien había denunciado ante los investigadores el presunto tráfico de drogas en la discoteca.

En el recurso, la defensa del investigado pedía no solamente la liberación de su representado sino también la nulidad de toda la causa, cuestiones que rechaza la Audiencia.

Los magistrados detallan en su auto que el investigado incumplió la orden de alejamiento del testigo protegido, el número 29 de la causa judicial, ordenada en unas diligencias por obstrucción a la justicia y lesiones. Además, añade que fueron denunciados otros actos de hostigamiento contra el testigo.

La medida se impuso para evitar reiteración delictiva y asegurar las fuentes de prueba. El testigo afirmó que el acusado le había hostigado porque quería influir en sus declaraciones en la causa. Por ello, la Audiencia aprecia la existencia de indicios de delito y considera que concurren los supuestos exigidos para acordar la prisión provisional.

Además, los magistrados manifiestan que la instrucción de la causa "se halla muy avanzada" por lo que "conviene que llegue a su fin con carácter urgente" para que, de abrirse juicio oral, éste se celebre "lo antes posible".

En la vista celebrada el pasado jueves, el fiscal Anticorrupción Miguel Ángel Subirán, se opuso a la puesta en libertad del investigado. El fiscal alegó el riesgo para la seguridad del testigo protegido e informó de que precisamente el día anterior éste había acudido a los Juzgados para denunciar que había sido víctima de una agresión. El investigado se encuentra en prisión preventiva desde el 5 de octubre.