En este marco, y según el Consistorio, el Servicio de Salud del Ayuntamiento ha invertido 42.000 euros en la adquisición de 23 desfibriladores, que se colocarán en los 21 centros cívicos de la ciudad, en el Laboratorio Municipal y en la sede de un distrito, como ha detallado el concejal del ramo, Juan Manuel Flores.

"Se ha concedido la prioridad a los centros cívicos al ser masivo su uso ante las múltiples actividades y talleres que se imparten e igual sucede con las sedes de los distritos, y en todas se instalarán desfibriladores en 2018", según ha señalado. "La celeridad de la respuesta ante una parada cardiorespiratoria súbita es esencial para poder salvar la vida", ha comentado.

Previamente ya se instalaron tres desfibriladores en la sede de la Casa Consistorial, en el Centro de Acogida Municipal (albergue) y en el Hogar Virgen de los Reyes. Asimismo, todas las instalaciones del Instituto Municipal de Deportes (IMD) tienen esos equipos (20) para la atención inmediata a infartados, además del mercado de abastos de Tiro de Línea.

Juan Manuel Flores ha aclarado que el personal de aquellos centros municipales en los que se van instalando esos desfibriladores recibe una formación específica sobre reanimación cardiovascular y la utilización de los equipos. Además, ha expuesto que el Ayuntamiento prevé que los pliegos de sus concursos destinados a contratar servicios de seguridad, vigilancia, mantenimiento o monitorización deportiva incluyan la obligatoriedad de contar con títulos que acrediten haber recibido una formación en reanimación cardiopulmonar (RCP).