Su abogado, Pau Simarro, ha explicado a Europa Press que la Conselleria ha abierto a su representada un expediente y ha sido sometida "a una inspección detrás de otra", que finalmente han acabado en una falta leve por haber firmado un convenio con una universidad de Andorra sin tener competencia para hacerlo.

El letrado asegura que la directora está aplicando proyectos educativos innovadores aprobados por la propia Conselleria, y que ha elevado el número de alumnos de 40 a 80 en el último año, en el que se han incorporado al centro alumnos de pueblos de alrededor.