Los mayores dependientes o las personas discapacitadas a cargo de mujeres maltratadas están cada vez más cerca de ser considerados en Andalucía como víctimas de la violencia de género.

Y es que el Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el proyecto de reforma de la Ley de Medidas de Prevención  y Protección Integral contra la Violencia de Género, una norma vigente desde el año 2007 y que ahora modificará un total de 13 artículos y sumará otros diez para "dirigirnos a más población", ha afirmado la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar.

La ciberviolencia y el acoso sexual también serán considerados como violencia de géneroLos cambios, que se van a remitir al Parlamento "de inmediato", contemplan como principales novedades la ampliación del concepto de víctima de violencia machista y la tipificación de las diferentes formas de agresión. En cuanto al primer aspecto, la normativa considerará como víctimas a los hijos menores de las mujeres maltratadas, así como a las personas mayores, dependientes o con discapacidad que estén sujetas a la tutela, guardia o custodia de la víctima y que convivan en el entorno violento.

De esta forma, la ley andaluza se adapta al marco europeo, en concreto, al Convenio del Consejo de Europa de Estambul de 2011, y al marco estatal, en aspectos como el estatuto de la víctima y la protección de la infancia y la adolescencia.

Por otro lado, el proyecto aprobado especifica los distintos actos de agresión y maltrato atendiendo tanto a su modus operandi como al perjuicio causado, más allá de la actual referencia genérica a las formas de violencia (física, psicológica, sexual y económica).

Así, se considerará violencia de género los actos que se producen en el ámbito de la pareja o expareja, independientemente de que exista o no convivencia; el feminicidio; las agresiones, los abusos y el acoso sexual; la trata de mujeres y niñas; la explotación sexual; la mutilación genital femenina; el matrimonio precoz o forzado; la violencia contra los derechos sexuales y reproductivos; la originada por la aplicación de tradiciones culturales; la derivada de conflictos armados; y la ciberviolencia.

En cuanto a esta última, la consejera ha asegurado que la Junta va a hacer hincapié en las actuaciones para proteger a los menores en el ámbito de las nuevas tecnologías, ya que han constatado que a través de las redes sociales "se cuela la violencia machista", cuando estas deberían "ser un vehículo para combatirla".

Los mayores a cargo de mujeres maltratadas también serán considerados como víctimasAdemás de estas novedades, los cambios en la ley contemplan el derecho de las víctimas a recibir una "atención adecuada" antes incluso de que se interponga una denuncia. Asimismo, durante el proceso judicial no solo se asesorará a la denunciante sino que recibirá un servicio de acompañamiento psicológico. En los casos en los que la víctima renuncie al proceso judicial, la Junta las derivará igualmente a los servicios especializados de la Administración.

Otra de las cuestiones que incorpora la norma es la creación de una Ventanilla Única de Violencia de Género como un "sistema único de atención a las víctimas". Aguilar explicó que esta ventanilla se va a configurar en torno a las nuevas tecnologías y que estará ubicada telemática y físicamente en la Consejería de Justicia e Interior. El Gobierno andaluz "va a trabajar desde ya" en la puesta en marcha de esta nueva herramienta.

Otros aspectos de la norma

Formación. La ley modificada contempla la formación "permanente y especializada" dirigida a los profesionales de la Administración que trabajan en materia de violencia de género.

Campañas. Los medios de comunicación de titularidad pública estarán obligados a realizar campañas de forma continuada y a especificar el contenido de las mismas.

Observatorio. El Observatorio Andaluz de la Violencia de Género, que funciona desde el año 2010, se regulará ahora con rango de ley. Su cometido es definir los indicadores necesarios para el análisis y la investigación del problema.

Víctimas. Desde que existen estadísticas (año 2003), 917 mujeres han sido asesinadas en España a manos de sus parejas o exparejas, 179 en Andalucía. Solo en lo que llevamos de año, la cifra asciende en todo el país a 46 víctimas, que han dejado 23 menores huérfanos.