El líder del PSC, Miquel Iceta, ha avisado de que si finalmente se acabara produciendo una sesión de investidura de Carles Puigdemont por vía telemática, el grupo socialista no asistiría al hemiciclo y la "haría desde casa", e impugnaría la investidura ante el Tribunal Constitucional (TC).

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Iceta se ha referido a la posibilidad barajada desde los grupos independentistas acerca de una eventual investidura telemática o delegada, motivo por el que el PSC ha registrado un escrito dirigido a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para que dé luz verde a que los letrados de la Cámara emitan un informe jurídico al respecto.

Iceta ha asegurado que si Puigdemont intenta ser investido presencialmente, su grupo participará "con mucho gusto" en la sesión, pero en cambio ha advertido de que los socialistas no participarán "en un debate en el que el candidato no esté".

"Lo haremos desde casa. Que cada uno lo haga desde su casa", ha sugerido el dirigente socialista, que ha apuntado que es "obvio" que si finalmente se acaba produciendo una investidura de este tipo, el PSC la "impugnará" ante el TC.

En cualquier caso, ha augurado que Puigdemont "no se presentará a la investidura" y que "finalmente se abrirá paso en la mayoría independentista la idea de que no conviene nombrar para cargos a personas que no pueden desarrollarlos", recordando que eso es lo que ha llevado a Carme Forcadell y Artur Mas a renunciar a presidir el Parlament y el PDeCAT, respectivamente.

"¿Si es un motivo para renunciar a presidir un partido o el Parlament, no lo es para presidir la Generalitat?", ha apuntado. "Necesitamos un presidente que se presente en el Parlament y que gobierne desde Barcelona".

Iceta ha pedido "volver al principio de realidad y a la normalidad institucional lo antes posible" y ha opinado que finalmente se acabará dando la fórmula planteada por el exconseller Andreu Mas-Colell de un "Govern alternativo" de carácter "técnico". "No se me ocurre que pueda acabar de otra manera", ha dicho.

Por último, sobre la posibilidad de que el exconseller socialista Ernest Maragall, ahora diputado de ERC, acabe presidiendo el Parlament, ha considerado que "tiene una experiencia política acreditadísima que le da posibilidades para hacerlo muy bien", pero ha reclamado a quien suceda a Forcadell que "respete" la legalidad y "preserve los derechos del conjunto de diputados".