La Confraria Mascarada, entidad organizadora del Carnaval de Terrassa, ha modificado el cartel que el pasado viernes se convirtió en objeto de polémica por mostrar a una mujer desnuda con tres manos tapando sus pechos y genitales. 

Junto a la nueva imagen, en la que se ve la misma figura femenina tapada con un cartel negro y la palabra censurada, Mascarada ha emitido un comunicado en el que lamenta la lectura que se ha hecho de la ilustración.

"Somos una entidad sin ánimo de lucro, organizadores del Carnaval de Terrassa, una de las fiestas más importantes de la ciudad. Está caracterizada por su carácter transgresor y revindicativo, y puede presumir de celebrar más de una semana llena de actos festivos", se puede leer en el texto compartido en su cuenta de Twitter. "Queremos expresar nuestra total y absoluta indignación por la lectura que se está haciendo desde varios sectores, donde queda patente que en la sociedad actual la censura por motivos ideológicos y partidistas todavía está viva". 

La censura por motivos partidistas todavía está viva. 

El Instituto de la Mujer pidió el viernes que el cartel se retirase, ya que "utiliza el cuerpo femenino como reclamo y objeto sexual". Es la misma idea que comparte la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, que calificó el cartel de "indignante y vejatorio", palabras que han citado los organizadores.

"En ningún momento hemos considerado que el cartel es ofensivo y vejatorio", continúa el texto. "La propia explicación e interpretación dada por el autor tendría que ser suficiente para aclarar este extremo y salir del callejón". 

"Queremos aclarar que la Confraria Mascarada está totalmente en contra de cualquier acto machista y de violencia patriarcal", escriben, y terminan con la frase que justifica la modificación del cartel: "¡Censuras ni una!".