La cantidad ingente de datos que maneja un ayuntamiento como el de Barcelona se unificará en una única página web que se pondrá en funcionamiento a finales de año y cuyo dominio no se ha hecho aún público. Sí que se ha dado a conocer, este martes, por parte del gobierno  municipal, este proyecto así como la creación de la primera Oficina Municipal de Datos (OMD) del Estado, a imagen de las ya existentes en las ciudades de Nueva York, Boston, París o Londres.

De esta forma, un único portal de Internet soportará la cantidad de información relevante de la ciudad que actualmente se difunde mediante diversas webs activas, como Barcelona Economia u Open Data BCN.

La web la gestionará la nueva oficina, que ya está ubicada en la calle Avinyó número 32 y en la que trabaja un equipo de 40 personas procedentes del Institut Municipal d'Informàtica (IMI) y del Gabinet Tècnic de Programació (GTP), dirigida por Marius Boada, director de Estadística y Estudios de Opinión.

La importancia de este proyecto es capital en cuanto a la reordenación de la gran cantidad de datos que gestiona la institución pública barcelonesa. También para romper con el monopolio de su gestión, que suele recaer en pocas empresas privadas  y deja fuera a las pequeñas compañías.

Delegado de Protección de Datos ciudadanos

Otro aspecto relevante para la nueva Oficina, que dependerá directamente de la gerencia municipal, es la protección de la privacidad de los datos de los barceloneses así como la transparencia a la hora de presentarlos. Para ese cometido se nombrará a un Delegado de Protección de Datos. Se velará por el cumplimiento de las exigentes normativas europeas en materia de protección de datos y se habilitarán mecanismos para quejas ciudadanas. Además, se presentará toda la información mediante software libre.

"Queremos hacer de los datos un bien común abierto a ciudadanos y empresas y que estos se vean como una infraestructura de ciudad", ha explicado este martes el primer teniente de alcalde del Ajuntament, Gerardo Pisarello. "Los datos son el petróleo del siglo XXI", ha insistido Pisarello.

La oficina ya está trabajando con entidades del prestigio del Barcelona Supercomputing Center y del Eurecat. Con los primeros se quieren cruzar datos municipales sobre políticas de movilidad o de lucha contra la contaminación. Con los segundos, acerca de una gestión más eficaz del turismo en la zona de Sagrada Família.

Próximamente, se darán a conocer los primeros datos presentados directamente por la nueva oficina y que tratarán sobre gentrificación por zonas de la ciudad. Para elaborar este índice se trabajará con precios de alquiler, de compra-venta y con la cifra de transacciones patrimoniales.