Al menos 17 personas murieron este miércoles en Florida (EE UU) víctimas de un nuevo tiroteo ocurrido en una escuela de Estados Unidos, el decimoctavo en lo que va de año. La matanza se atribuye al exalumno, Nikolas Cruz, de unos 19 años de edad, que utilizó un rifle semiautomático y varios cargadores con munición para perpetrar una matanza que ha dejado al menos quince heridos, cinco de ellos en estado crítico.

El presunto autor fue detenido por la Policía sin oponer resistencia, según el testimonio de los testigos, que relataron cómo disparó a los estudiantes en el momento en el que salían de la escuela. Fue ahí donde los SWAT, la policía de élite de EE UU, redujeron a Cruz. Posteriormente cerca de 3.000 alumnos fueron evacuados.

El jefe policial de Parkland indicó a la prensa que al menos 12 de las víctimas mortales fueron asesinadas dentro de la escuela, mientras que otras tres murieron en el exterior y dos más fallecieron en el hospital. Fuentes médicas del hospital Broward Health North informaron de que tres de los heridos se encuentran en estado crítico mientras que otros doce se encuentran estables.

Tras su detención, Nikolaus Cruz fue trasladado al mismo centro médico y posteriormente a las oficinas de la Policía de Broward para ser interrogado.

En vídeos publicados en redes sociales se puede ver a estudiantes de la escuela protegiéndose mientras se escuchan varios disparos hechos con lo que se presume es un arma semiautomática y medios locales apuntan a que podría tratarse de un rifle AR-15.

Este tiroteo se produjo en el Día de San Valentín, que tradicionalmente es celebrado en los centros escolares de Estados Unidos para resaltar la amistad entre compañeros y profesorado.

"Amenaza potencial"

En declaraciones al diario Miami Herald, Jim Gard, profesor de matemáticas del centro educativo, señaló que los docentes y personal administrativo habían sido avisados el año pasado para que no permitiesen el ingreso al mismo de Cruz con una mochila por ser considerado una "amenaza potencial".

"Hubo problemas con él el año pasado al amenazar a estudiantes, y creo que se le pidió que abandonase la escuela", manifestó el docente, versión que confirmó Scott Israel al precisar que fue expulsado por razones disciplinarias.

Compañeros del sospechoso indicaron a medios locales que Cruz era un "chico problemático", que daba "miedo a veces", pues en ocasiones "portaba armas y las mostraba". Sin embargo, Robert Runcie, superintendente del sistema escolar de Broward, dijo a la prensa desconocer que hubiese informes sobre un comportamiento alarmante del joven, que por su edad podía comprar armas de fuego de manera legal en Florida.

Los investigadores analizan ya las páginas web que el joven visitaba así como sus redes sociales, y que lo que han encontrado es "muy inquietante".

Control de armas

Según el recuento de Everytown for Gun Safety, un grupo que defiende un mayor control sobre la venta de armas, en lo que va de año se han registrado 18 tiroteos en escuelas de EE UU, en 10 de los cuales hubo muertos o heridos. Desde 2013 la cifra asciende a 290 sucesos de este tipo en centros educativos del país.

Estos sucesos, como el ocurrido en la escuela Sandy Hook, en Newtown, en el estado de Connecticut, donde murieron veinte niños y seis adultos en diciembre de 2012, han generado una ola de peticiones para que se aprueben leyes que permitan un mayor control en la venta de armas.

Pero el Congreso estadounidense, controlado por los republicanos, acabó bloqueando una propuesta para instaurar un sistema de verificación de antecedentes e impedir que las armas lleguen a los criminales o enfermos mentales.

El presidente de EE UU, Donald Trump, que fue informado de lo sucedido desde un primer momento, lamentó hoy el "terrible" tiroteo y dijo que "ningún niño, maestro ni nadie debería sentirse jamás inseguro en una escuela estadounidense".