El candidato a presidente de la Generalitat (JxCAT), Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán, y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, han cargado este lunes contra el juez del Supremo Pablo Llarena por lo que consideran que es una "causa política" que criminaliza un "movimiento ciudadano pacífico".

Los tres líderes independentistas catalanes, todos en prisión preventiva, han comparecido ante el Supremo para conocer su procesamiento por delitos de rebelión y malversación de caudales públicos dentro del sumario abierto por el "procés" en el alto tribunal.

En este trámite, han optado por hacer escasas alegaciones a los detalles que recoge el auto de procesamiento más allá de negar la violencia, como han hecho en anteriores declaraciones ante el juez.

Y en su lugar han optado por exponer un alegato contra lo que consideran una "causa política" motivada por "criterios puramente ideológicos" y que "criminaliza a un movimiento ciudadano pacífico" solo por sus ideas independentistas.

De hecho han sido sus críticas al instructor Pablo Llarena las que han protagonizado sus intervenciones al acusarle de "falta de objetividad" y de "vulneración de derechos fundamentales", en algunos casos con un tono seco, duro y mirándole a los ojos, según han informado fuentes jurídicas presentes en las indagatorias.

Jordi Sànchez se sitúa como "victima"

Ese ha sido el caso de Sànchez, quien tras acusar al juez de vulnerar sus derechos políticos después de que le negara nuevamente acudir al pleno de investidura -que tuvo que ser suspendido el pasado viernes- le ha dicho que no es "imparcial" al investigar estos hechos, porque se sitúa como "víctima".

Se trata de una afirmación que fuentes de su entorno han sustentado remitiéndose al auto de procesamiento, en el que el juez utiliza la primera persona del plural para referirse a la "estrategia que sufrimos".

Para Sànchez, que ha declarado durante una hora y quince minutos, su situación procesal es "injusta" ya que a su juicio el Supremo "no tiene competencias" para llevar el caso y, además, tiene la "sensación" de que los resultados de las elecciones del 21D en Cataluña han hecho "evolucionar" los argumentos del juez.

Además, se ha preguntado cómo se le puede acusar a él y a Cuixart, de haber incitado a la violencia y ha alegado que en Cataluña la gente no funciona según los parámetros de otros territorios: "Cataluña no es Corea del Norte", ha afirmado ante el juez, según las fuentes consultadas.

Junqueras: "No se ha dedicado ni un euro del Presupuesto al procés"

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ha manifestado ante el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena que "no se ha dedicado un solo euro del Presupuesto al proceso" soberanista en Cataluña, según han manifestado fuentes presentes en la declaración indagatoria que se ha celebrado este lunes en el alto tribunal.

Junqueras ha sido el primero en comparecer, durante unos 40 minutos, ante el magistrado del Supremo, que le había citado para comunicarle su procesamiento por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos. Únicamente ha contestado a preguntas de su abogado defensor, para insistir en que todo fue "pacífico", rechazando responder al resto de abogados, a la Fiscalía y a la acusación popular representada por Vox.

"Creo en la dignidad humana, en el pacifismo y en la convivencia", ha añadido, para reiterar que no considera que sea delito la convocatoria de un referéndum, según las mismas fuentes.

Indicios de violencia

Según el auto de procesamiento, sin embargo, Junqueras, junto con el expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconsejero del Interior Joaquim Forn, fue advertido días antes de la celebración del referéndum ilegal por los responsables de los Mossos del grave riesgo de incidentes violentos si se producía la consulta.

El juez considera que estas tres personas también conocían la gravedad de la protesta del 20 de septiembre ante la Consejería de Economía y decidieron continuar con el referéndum, llamaron a la población a la movilización e impulsaron un operativo policial autonómico comprometido con que las movilizaciones partidarias de la votación ilegal pudieran enfrentarse con éxito a la fuerza policial del Estado.

La movilización de cientos de miles de seguidores y el impulso de una masa de fuerza que hiciera frente a la obligación policial de impedir el 1-O es lo que se atribuye a 'los Jordis', quienes, según el relato de los hechos del juez, se valieron para ello de su condición de presidentes de las entidades soberanistas.

Esta ha sido la línea que ha defendido Jordi Cuixart, quien en apenas 15 minutos ha reiterado como han hecho los otros dos procesados la vulneración de derechos por parte del juez.

Dentro del tono político que ha marcado las declaraciones indagatorias de este lunes, todos ellos han querido dejar claro que el conflicto en Cataluña es político y que por tanto se tiene que solucionar desde este ámbito y nunca judicializarlo, al tiempo que ha insistido en que Cataluña tiene derecho a la autodeterminación y que defender la independencia y promoverla es plenamente legal.

Los tres han sido trasladados desde prisión, donde cumplen prisión preventiva, Junqueras desde Estremera y los 'Jordis' desde el centro de Soto del Real, ambos en Madrid. Mientras son trasladados de uno en uno ante Llarena esperan en los calabozos de la cercana Audiencia Nacional, ya que el Tribunal Supremo carece de ellos.

Este martes continuaran las vistas indagatorias, esta vez con los exconsellers Joaquim Forn (Interior); Raül Romeva (Exteriores) y Josep Rull (Territorio).