Un 'agujero' grande y oscuro se ha abierto en la atmósfera del Sol, lo que permite que los vientos solares salgan precipitadamente al espacio, algo habitual, pero espectacular.