Julia Roberts interpreta en este drama a la madre de un niño que, tras nacer con una deformidad facial y vivir sus primeros 10 años de hospital en hospital, afronta su primera experiencia en el colegio con otros niños. Tanto él como los que le rodean, aprenderán una valiosa lección.