La española Lidia Valentín, que se proclamó campeona del mundo absoluta en la categoría de hasta 75 kilos, aseguró que estaba viviendo un sueño "tras una competición increíble", en la que levantó un total de 258 kilos.