Un niño argentino, de ocho años, se tragó un pito de juguete de un patito de goma, que por suerte no le bloqueó las vías respiratorias pero si trajo un 'desternillante' efecto secundario.