En un determinado momento del vídeo, el gato tira un 'inofensivo manotazo' al perro, que segundos después comienza a correr sin control como si estuviera poseído por una fuerza diabólica.