Este padre ha aprendido que debe moderar su lenguaje delante de sus hijos. Con solo dos años, su niño repite una palabrota sin cesar. Según dice ha publicado el vídeo para que sirva de ejemplo a otros padres.