En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Donald Trump ha reconocido Jerusalén como capital de Israel a pesar de las protestas y de las peticiones de líderes políticos como Emmanuel Macron. “Esto no es ni más ni menos que el reconocimiento de una realidad”, aseguró el mandatario.