El coro de una iglesia de Córdoba (Argentina) estaba cantando cuando una mujer irrumpió en el templo pidiendo a gritos que le apartasen un coche que estaba en la puerta de su garaje y que le impedía salir con su vehículo.