48 horas siempre son pocas para extraer toda la información de un dispositivo como el iPhone X, pero bien empleadas son suficientes para poder descartar entre la cruda realidad y la ficción del marketing. Una vez aclarado esto, cabe destacar que lo mejor del nuevo iPhone es su rendición a las pantallas OLED.