El rey de las 'noticias falsas', Donald Trump, se ha visto supuestamente favorecido por ellas si se demuestra la injerencia rusa en la campaña que lo llevó a la Casa Blanca. Porque las guerras que se libraban por tierra, mar y aire se hacen ahora a golpe de teclado en el ciberespacio. Mensajes de manipulación de influencia planificados al milímetro y de difícil atribución. También los ataques cibernéticos ponen en jaque a gobiernos y empresas. Veintitrés países de la UE crearán una estructura permanente de Defensa para afrontar el desafío de la posverdad.