Este mortal juego ha sido adaptado a los tiempos modernos. Así es como un inventor ruso tuvo la idea de crear un experimento en el que los participantes vivieran en primera persona la sensación de ser apuntados con un arma